El Hapkido (hangul: 합기도; hanja: 合氣道)
Al igual que el Taekwondo, es un Arte Marcial Coreano, si bien está sobre todo orientado hacia la defensa personal.

La palabra Hapkido se puede traducir como «el Camino de la armonización con la Energía Universal».

Esta disciplina se puede describir como un arte híbrido, físico y energético, donde la fuerza física, por si misma no es un requisito primordial, y donde mayor importancia tiene el movimiento del propio cuerpo (cadenas cinéticas), la respiración, la flexibilidad, la sensibilidad, y la velocidad de acción al efectuar las diferentes técnicas.

Aunque su práctica pueda parecer exigente a nivel físico, su adaptación a las circunstancias personales de cada individuo hace que no sea un Arte Marcial excluyente, si no más bien todo lo contrario; pues una de las filosofías de este Arte es que pueda servir a todo el mundo en cualquier situación.

Si bien el Hapkido lo puede practicar todo el mundo que desee tener unos conocimientos amplios de defensa personal, su práctica resulta sumamente beneficiosa para gente con necesidades específicas debido a su condición (Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Militares, Taxistas, Bomberos, Víctimas de Violencia de Género, etc…) ya que, una vez asimiladas las bases del Hapkido, estas se adaptan al tipo de agresión que pueden sufrir.

El Hapkido a nivel estratégico es defensivo; siempre haciendo hincapié en “educar” a sus practicantes en la prevención de las posibles situaciones de peligro.

Respecto a lo técnico – táctico se entrenan las 3 distancias reales del combate:

1. La distancia larga o de uso de las piernas, donde se emplean patadas, en combinación y en salto.

2. La distancia media o de uso de las manos, donde se emplean golpes de puño, golpes de mano abierta, atrapes y luxaciones.

3. La distancia corta o «cuerpo a cuerpo» tanto de pie como en el suelo, donde se emplean proyecciones, luxaciones, e inmovilizaciones.

También se contempla el manejo de armas tradicionales y modernas junto con su adaptación y uso según la legislación vigente.

Su fundador Choi Young Sul y uno de sus más eminentes discípulos Jin Han Jae, responsable sobre todo de su difusión mundial, recopilaron técnicas de origen coreano, japonés y chino para establecer un Arte Marcial con origen e identidad propias

Hoy día existen muchas Escuelas de Hapkido al igual que varias federaciones, asociaciones, organizaciones, etc.. Llegando a diferir tanto entre sí, que incluso parecen prácticas diferentes al auténtico Hapkido.

Algunas variantes han codificado sistemas para preservar las numerosas técnicas y fundamentos del arte, otras enfatizan la competición deportiva (incluyendo combinaciones espectaculares, volteretas y patadas de exhibición…)
La influencia de disciplinas de combate como el boxeo o las M.M.A también se han visto reflejadas en algunos estilos, incluyendo tecnicas provenientes de dichos deportes a su arsenal técnico.

Actualmente, después de varios esfuerzos, el Hapkido está consolidado a nivel federativo a través de la Real Federación Española de Taekwondo y reconocido por el Consejo Superior de Deportes como Especialidad Deportiva; teniendo cabida todas las Escuelas y los estilos dentro del mismo. Lo cual supone un gran avance para todos los practicantes de Hapkido en España.

Nam Kun