Desde que el Taekwondo se creó y se difundió por el mundo, uno de los aspectos más destacables han sido los beneficios a los más jóvenes.

La práctica del Taekwondo ha ayudado a desarrollar armoniosamente a personas física y mentalmente equilibradas, fuertes y seguras de si mismas.

En este artículo, hablaré sobre como en la Escuela Nam Kun de Rivas Vaciamadrid, nuestro Taekwondo desarrolla múltiples beneficios para los más jovenes.

Principalmente a nivel psicológico, destacaría el efecto «regulador» y de «templanza» que el Taekwondo desarrolla a través de su práctica.
Los mas jóvenes han mostrado cambios positivos en su conducta, tanto en casa como en el colegio y en su vida social.

Aquellos que suelen dar respuestas agresivas a los conflictos se vuelven más calmados. A través de la experiencia y del desarrollo de los principios éticos del Taekwondo llegan a ser conscientes de las consecuencias, y desarrollan un alto nivel de empatía con sus compañeros.


A los niños tímidos, con tendencia a ser introvertidos y a no socializar, les proporciona mayor confianza e iniciativa, los motiva a aprender a valorarse por si mismos, llegando a vencer la timidez que les puede ocasionar el relacionarse con sus compañeros, por ejemplo.

El Taekwondo hace especial atención en el desarrollo armonioso de las cualidades físicas, evitando ejercicios perjudiciales o lesivos que pudieran dañar el correcto desarrollo a corto o largo plazo.
Su práctica otorga excelentes beneficios para la salud y el desarrollo integral de los niños y niñas, tanto físicos como mentales, así como sociales:

– Mejora todas las cualidades físicas, a destacar, la resistencia, la flexibilidad, la fuerza y la agilidad.

– Potencia el conocimiento del propio cuerpo haciendo hincapié en el desarrollo de la lateralidad y la consciencia espacial.

– Ayuda al desarrollo armonioso las capacidades de coordinación, tan necesarias en la práctica deportiva y marcial.

– Desarrolla un alto nivel de conocimientos básicos que en el futuro permitirán realizar de una forma adecuada cualquier el trabajo técnico deportivo.

– La seguridad en sí mismos crece al darse cuenta que son capaces de superar retos gracias su entrenamiento y su dominio de las técnicas, logrando así que su autoestima se eleve.

– Su mente aprenderá a concentrarse, siendo así especialmente beneficioso para los estudios

– El Taekwondo se fomenta de manera práctica y real los principales valores que deben adquirir los niños y las niñas, como son el respeto, la humildad, la integridad, la solidaridad, etc… como parte del entrenamiento diario, propiciando ocasiones para poder llevarlas a cabo en clase y así poder extrapolar lo aprendido a cualquier entorno social

– Desarrollando responsabilidades dentro del trabajo de clase, se inculca y se anima en los niños y las niñas a ser conscientes de la importancia del compañerismo y del trabajo en equipo, así como la importancia de cada uno tiene dentro de la clase.

Es muy importante que los papás y las mamás, una vez que el niño comience a practicar Taekwondo, le resalten la importancia de la disciplina, responsabilidad y la humildad en su vida diaria, pero sobre todo el que sea feliz y disfrute con lo que haga, sin crear responsabilidades innecesarias.

Muchas veces, a lo largo de mi docencia, he escuchado «no he venido / la he traído / a entrenar esta semana porque tenía exámenes»…

Mi respuesta siempre consiste en explicar que está más que demostrado, a través de experiencia propia y ajena, que las personas que saben gestionar su tiempo adecuadamente (sus momentos de estudio, ocio, entrenamiento, socialización…) consiguen mejores resultados académicos y disfrutan mucho más de lo que realizan en ese momento.

Es mucho mejor que se desarrollen hábitos que hagan que se aproveche mejor el tiempo de estudio, en vez de tener que faltar al tiempo de entrenamiento.

Claro está que todo es circunstancial, pero es bueno crear ese hábito desde que se es niño.

Y es aquí donde la labor de los padres y/o tutores cobra especial relevancia para crear ese sano hábito, encontrando en el hogar el equilibrio para evitar que se caiga en la pereza o por el contrario en un estrés desmedido.

Como último quisiera señalar que el Taekwondo, es algo más que un deporte, una efectiva defensa personal o incluso un Arte Marcial… Es un modo de vida. Durante su práctica adecuada se viven momentos que marcan tu vida para siempre.

Por eso, como siempre digo a las personas que traen a los más jóvenes a las clases:

» Si es para tener entretenido a tu hij@ una hora, por favor, no me lo traigas…»

Muchas gracias por vuestra atención

NAM KUN
Entrenador Nacional de Taekwondo W.T.